El racismo y la doble moral Mexicana

El racismo, es un término muy complejo y por años ha sido tema de discusión.

Comencemos con la explicación de la palabra, el racismo es la búsqueda de la legitimación de la superioridad de unas categorías sobre otras como medio para establecer, sostener y reforzar relaciones de poder dominante., y ahora bien por qué hablo también de la doble moral.

En México siempre hemos sufrido de racismo pero nadie ha hecho nada por combatirlo ni mucho menos hablarlo, hasta que el 25 de Mayo en Estados Unidos, Minneapolis un joven de nombre George Floyd fue víctima del racismo que hay en Norteamérica muriendo a manos de un policía llamado Derek Chauvin, supuestamente por “pagar con dinero falso” que posteriormente se comprobó que el billete era real, esto desato obviamente indignación e indiferencia para la ciudadanía norteamericana, que lo hacían destacar con protestas y saqueos a tiendas importantes como: Apple, Walmart, Costco, Target y Best buy.

Las personas encapuchadas que se encargaban de pintar, rayar y destruir estas tiendas y hoteles por la protesta fueron aplaudidas aquí en México como forma de liberación y en redes posteando frases como: “Que lo destruyan todo”, “Muerte a los policías por racistas”, “Quémenlo, la muerte de las personas a causa del racismo es indignante”, y  reflexioné y pensé ¿por qué México dice que están bien estas acciones? porque es muy simple, ¡veamos!.

México siempre ha sido manipulado por Estados Unidos y eso no es algo nuevo, nosotros estamos siendo invadidos por su “cultura” egoísta, racista y clasista, que nosotros hemos normalizado y eso claramente está mal. Esto como a muchas personas más nos causó indignación, porque cuando pasaron las marchas de las feministas aquí y en varios estados de la república hicieron lo mismo: pintaron, rayaron, destruyeron monumentos, tiendas y la gente empezó atacarlas, llamándolas “feminazis”,  “inadaptadas”, entre otros apodos repugnantes hacia las mujeres, estos ataques eran mayoritariamente de hombres, pero también mujeres compartían publicaciones denigrando a su mismo género con comentarios machistas: “Mejor vayan a rayarse las nalgas”, o “vete a lavar los platos, mejor”.

Entonces, como podemos defender algo que a la mayoría le causó indignación e hizo comentarios machistas, este suceso nada más resalto la doble moral del mexicano, que por décadas ha estado y simplemente salió una vez más a la luz.

Hay que ser consientes en este acto nosotros podemos apoyar la causa porque es racismo y tiene que acabarse, pero como lo podemos defender si nosotros mismos lo provocamos y no es el primer caso en que sucede este tema, es de igual magnitud y fuerza que en otros países y no es algo que se tiene que tomar a la ligera.

Otro tema donde el mexicano aplica su doble moral fue en el caso de la actriz  Yalitza Aparicio, de origen Oaxaqueño, que participó en la película Roma de Alfonso Cuarón, donde fue fuertemente criticada por su propio país, donde actrices y actores dijeron textualmente: “Yo creo que se le va a acabar la fama muy rápido. Es guapísima, hizo bien su papel, pero no creo que vaya a hacer una carrera en esto. No es su vocación, no es lo que quiere. Bueno, si Cuarón la sigue jalando para trabajar, probablemente, pero no creo que sea su vocación, creo que es como un flash” (dijo la actriz Patricia Reyes Spíndola).

La actriz fue nominada al Óscar y medio México se indignó porque «¿cómo una joven indígena puede estar nominada a los Óscar?. Todo esto es racismo por raza, es decir, consiste en tratar a una persona de manera no favorable por ser de una determinada raza o por características personales asociadas con la raza (como la textura del cabello, el color de la piel o ciertas facciones).

El racismo por color consiste en tratar a una persona de manera no favorable por su tez. La gente no actúa bien al ver a una mexicana triunfar porque como no es alguien nativo estadounidense ya está mal y no es el único caso que se ha presentado de discriminación en México, también el caso de Salma Hayek que dijo algún día: «Mucha gente está sorprendida de que me haya casado con quien me casé. Incluso algunas personas se sienten intimidadas por mí ahora», no entienden que esta mexicana haya conseguido la vida que tiene y se sienten incómodas a mi alrededor y no solo a ella si no a su hija Valentina Paloma, que a diario es atacada en redes sociales haciendo memes y burlas de la pequeña.

La doble moral del mexicano empieza cuando nosotros mismos aceptamos los estereotipos que otros países imponen en nosotros como: flojos, ignorantes, pistoleros que van en burro con sombrero y toman tequila, nosotros mismos permitimos todo esto, pero cuando otro mexicano usa algún estereotipo cliché de nosotros nos enojamos y lo atacamos con insultos racistas, porque eso sí, los mexicanos siempre van a preferir a alguien que es extranjero a alguien que tiene sus raíces y eso es muy evidente por el hecho de que desde épocas pasadas cuando alguien usa la palabra “indígena”, nos molestamos porque lo tomamos como insulto cuando no debe ser, porque todos somos indígenas, pero si alguien nos dice “pareces gringo” ¿Por qué nos sentimos orgullosos? Porque son personas extranjeras que nosotros nos implantamos en la cabeza que son personas superiores por el hecho de que son: altos, piel clara, ojos claros, inteligentes y atractivos.

La mentalidad del mexicano llega a un punto donde es mediocre e ignorante por el hecho de que algunas personas ruegan por tener hijos con un color de piel claro, además de que otro tanto se avergüenza de sus orígenes afirmando incluso tener sangre española o de otra nacionalidad menos la mexicana porque para algunas personas ser mexicano es una vergüenza, esto es algo que siempre va  pasar ósea de cualquier manera o punto que lo veas todo el mundo ha sido racista por alguna vez en su vida y eso es algo que hay que cambiar porque no podemos seguir viviendo en esa mediocridad.

La conclusión a la que quiero llegar es simple, el mexicano se debe dar cuenta que no tiene la mínima calidad moral de condenar actos racistas mientras en nuestro propio país hacemos lo mismo constantemente, hay muchas situaciones en las que los mexicanos sacamos a relucir nuestra doble moral, somos incongruentes la mayor parte del tiempo, nos corrompemos de manera muy sencilla y quien diga que no es incongruente y obviamente está mintiendo, mientras no cambiemos solamente perjudicaremos a nuestro país y a nosotros mismos.

Una doble moral que muchas veces está formada por una mentalidad llena de culpa e ignorancia; una ignorancia implantada por la sociedad, por nuestros amigos, o en varios casos por nuestra familia, es la ignorancia que llega siempre que no hacemos lo que “debemos” hacer y que muchas veces ni siquiera es lo que QUEREMOS hacer y la culpa que desaprueba lo que es diferente y que proviene del miedo a lo que no conocemos a lo desconocido, a no ser como los demás, a no ser normal, a ser considerado por la sociedad como “raro”. Me enoja que la gente no comprenda que el cambio empieza por ellos mismos, que no debe de estar juzgando a los demás, enoja que no sean capaces de dedicarse a sus propios asuntos, y siempre busquen un modo de estar molestando a otras personas.

Vivimos en un México con doble moral, donde es más fácil criticar, ofender y hasta amenazar a quienes no piensan igual que nosotros, pero exigimos respeto, tolerancia y paz cuando nosotros somos a los que ofenden.

Tenemos que tener en cuenta que en México es un problema muy grave y grande; igual o peor que en el vecino del norte. Y a pesar de que muchos no lo aceptan, los mexicanos somos iguales o peores que Donald Trump, cuando se trata de racismo y maltratar a las mujeres, a los morenos, a los pobres, a los migrantes o a los indígenas, nosotros somos conscientes de nuestros actos como personas adultas y para las futuras generaciones debemos aclararles que el racismo es un fenómeno que no deben provocar que deben dar respeto porque toda persona merece respeto con la nacionalidad, etnia o religión que tenga, debido a que eso habla de nuestra moral como mexicanos, tenemos que ser mejores personas y dejar de caer en ignorancias que la gente provoca en nosotros

Hay que dejar de ser tan clasistas y racistas no hay que seguir a nadie, por eso somos un país independiente y hay que empezar a cambiar nuestra forma de pensar.

En México es más fácil hablar de política, fútbol y religión que de racismo». Tenoch Huerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *