Marchan en contra de la detención del rapero Pablo Hasél

El cantante de rap catalán, Pablo Hasél, fue detenido y enviado a prisión por supuestamente enaltecer el terrorismo e injurias a la corona y las instituciones del Estado.

 

Cumplirá una sentencia de nueve meses. El cantante se encontraba en la Universidad de Lleida, y ahí la policía autónoma catalana se desplegó en el edificio de la rectoría donde lo detuvieron después de arrebatar una barrera humana de estudiantes que se solidarizaron con el rapero.

Por la noche varías jóvenes protestaron en varias ciudades catalanes, como Barcelona, Lleida, Girona, Vic y Tarragona donde hubo diez detenidos y nueve heridos entre ellos se encuentra una mujer herida de un ojo por el impacto de una bala de goma.

El rapero se refirió como “borracho” y “criminal” a los reyes de España y también apoya a las acciones de grupos armados como Euskadi Ta Askatasuna (ETA), los Grapo o el grupo anarquista catalán Terra Lliure.

No es la primera vez que lo acusan en el 2017 y 2018 se le imputaron las mismas acusaciones y además de agredir a un periodista que lo seguía en medio de una protesta.

Cuando ya iban tras su detención, Hasél decidió encerrarse en la Universidad de Lleida donde gritó “muerte al Estado fascista” y crítico a la clase política hasta a la izquierda tradicional a la que el era más próximo ideológicamente acusando a Pablo Iglesias de traidor y por su nueva vida de burgués.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *