Modelo: Joh

La habitación húmeda y desierta, sin arriba ni abajo, sin derecha ni izquierda. Un abismo inconsciente; de desquebrajarse día con día, desequilibrarse sin tener en qué pensar.

Tengo lo que piensas.

Paso despierto las noches entre sábanas que raspan. Hago viajes mentales por tu dermis. El amor se desborda por la cabecera, escurre lentamente a la alfombra, hace un charco de grana molida, hídrica. Pequeñas lunas rojas.

El viento que se cuela entre las rendijas de la ventana hiela el cuerpo y el alma. Los acordes se escuchan lejanos, entran por el oído izquierdo, dentro azuzan a los demonios, los avernos, las oscuridades.

La musa decide que no quiere estar en ese cuarto de seis por seis (conmigo), añora la libertad.

No argumento nada en mi defensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *