Policía estadounidense ahora dispara a un menor discapacitado

Al parecer la policía estadounidense le hace falta mucha sensibilidad y humanismo ahora parece no tener límites al haberle disparado a un niño autista.

Linden Cameron, de 13 años se encontraba en una alteración mental cuando su madre, Golda Barton llamó al 911 para solicitar asistencia.

Les dije, está desarmado, no tiene nada, solo se enfada así y comienza a gritar. Es un niño tratando de llamar la atención”.

Golda Barton, madre de la víctima

Cuando la policía acudió al hogar el nño escapó y ahí fue cuando el policía disparó varias veces.

Durante una corta persecución a pie, un oficial disparó su arma y alcanzó a esa persona”.

Sargento Keith Horrocks

El menor se encuentra en estado grave en un hospital, se le encontró lesiones en el hombro, intestinos, vejiga y tobillos.

La madre entre lágrimas reclama que porque no solo lo tumbaron, que en esos momentos era lo que imploraba a los policías.

Como en otras ocasiones la policía justificó que el niño era sospechoso de portar un arma, pero en el lugar no se encontró ninguna evidencia de una.

En Estados Unidos ha habido varias protestas de la brutalidad policial contra los asesinatos de ciudadanos negros, pero la situación de Cameron abrió las discusiones sobre las personas discapacitadas.

Aunque no es la primera vez, en el caso de Daniel Prude, un hombre negro de 41 años murió asfixiado por un policía después de que su hermano llamara a la policía para ayudarlo en su crisis psicológica, pero empeoraron la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *