Regreso de Evo Morales a Bolivia sin participación política

Luis Arce, presidente de Bolivia y ex secretario de Hacienda con Evo Morales, se ha desmarcado del expresidente, pero le deja abierta la puerta para su regreso.

Sus opositores le llaman “El delfín”, como alusión de que era el “candidato de Evo”, pero él se quiere desmarcar de esos señalamientos.

Evo Morales salió del país el 20 de noviembre después de 14 años de ser presidente, pero al ser acusado de fraude electoral tuvo que renunciar y ser exiliado.

Este hecho dividió al país entre partidarios y detractores de Evo Morales.

Después del triunfo del candidato de Movimiento al Socialismo (MAS) Evo Morales quien se encuentra en Argentina celebró el triunfo de su compañero y manifestó su deseo de regresar a Bolivia para trabajar como agricultor en Cochabamba.

Con Luis Arce se espera que se estabilice las bases del país, pero si llegara a regresar Evo Morales los de la oposición harán controversia y enfrentamiento a la nación.

Morales después de las elecciones mandó a llamar a los diferentes sectores a realizar un pacto para la reconciliación política y empezar la reconstrucción del país.

Tarde o temprano vamos a volver a Bolivia. Eso no se debate. Y si hay tantos procesos, son parte de una guerra sucia, tantas mentiras y no es la primera vez. Entonces, es cuestión de tiempo. Mi gran deseo es volver a Bolivia”.

Evo Morales

Por otro lado Luis Arce declaró que el exmandatario no tendrá un cargo en su gobierno porque él quiere a jóvenes para dar frescura a la democracia bolivariana.

Mandato de Evo Morales

Durante el gobierno de Evo Morales logró que el Producto Interno Bruto (PIB) se elevó a nueve mil 500 millones de dólares anuales a 40 mil 800 millones, redujo la pobreza de 60 a 37 por ciento y la analfabetización.

Tuvo lugar la asistencia social que benefició a pueblos indígenas y a grupos más desfavorecidos.

Pero con el gobierno interino de Jeanine Áñez Chávez, el país tiene un adeudo de 30 por ciento y ahora el país se enfrenta a la emergencia sanitaria y crisis económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *